martes, 29 de enero de 2013

Especies de los saladares de El Hondo





Repaso a algunos de los arbustos característicos de los saladares, ecosistemas caracterizados por sus suelos húmedos (y salinos, claro) y presentar muchas de sus especies, como adaptaciones al medio, hojas carnosas y de tonos apagados o glaucos. Predominio de la familia de las quenopodiáceas.

La sapina (Arthrocnemum macrostachyum), que ocupa grandes extensiones.








Parecidas a la anterior, Sarcocornia fruticosa y Halocnemum strobilaceum, en las dos siguientes fotografías; la tercera foto corresponde a Suaeda vera:








Otra quenopodiácea que crece a la orilla de las zonas encharcadas: Halimione portulacoides, con hojas más largas y planas que sus anteriores parientes.





Las principales especies arbóreas son los tarays: en este caso, Tamarix boveana, un ejemplar cultivado en un pequeño (pero muy recomendable) jardín botánico con especies de la zona. Porte y detalle de la corteza y las ramas en invierno.






Y por destacar alguna especie que se encuentra en flor en enero, Polygonum equisetiforme: porte de una mata y detalle de las flores de esta especie.







jueves, 24 de enero de 2013

Alrededores de Crevillente





Otras especies presentes en los alrededores de Crevillente (Alicante), bastantes de ellas en flor en pleno invierno: una buena época para visitar el sureste árido de nuestro país.



La bufalaga, Thymelaea hirsuta.





Fagonia cretica





Sideritis leucantha





Varias leguminosas arbustivas el flor; empezamos por la más baja de todas, Coronilla minima...





...la albaida (Anthyllis cytisoides)...





... y Coronilla juncea.





Porte del endemismo Astragalus hispanicus, aquí con frutos.





Astragalus hispanicus, otro ejemplar florido.





Microrreserva de flora de Crevillente, vista general. A la izquierda, arbustos altos como zaguas, efedras, etc.





Una crucífera anual, Carrichtera annua, habitual en los caminos.





Otra especie de apetencias halonitrófilas: la zagua, Salsola oppositifolia (con frutos).





Muy abundante, la coronilla de fraile (Globularia alypum).





Una labiada también frecuente: Satureja cuneifolia.





La anterior especie, creciendo sobre un paredón rocoso calizo.





Matorral característico de la zona, con bufalagas, albaidas y Globularia alypum.





Otra leguminosa y joya botánica de la zona (florece más adelante): Argyrolobium uniflorum; en España, únicamente se cita aquí y en otra localidad murciana.





Ramilla y disposición de hojas en Argyrolobium uniflorum; hojas seríceas por ambas caras. Se distribuye por zonas áridas y semiáridas del norte de África, Oriente Próximo, Arabia y sureste español. Una especie a proteger y cuidar.



domingo, 20 de enero de 2013

Flora amenazada: la silene de Ifach (Silene hifacensis)

Después de presentar algunas especies del Peñón de Ifach, me parece que se echa de menos al representante botánico más genuino del Peñón, la silene con epíteto de la zona (Silene hifacensis), una especie perenne que alcanza el medio metro y crece directamente sobre las grietas de los paredones calizos de Ifach. Pese al nombre, no es exclusiva del Peñón de Ifach, encontrándose algunas poblaciones en el litoral alicantino y otras en Ibiza.






Aunque en esta ocasión no la vimos (desgraciadamente parece que los individuos más accesibles sufren el expolio de frutos por parte de recolectores desaprensivos), subo una foto realizada en esta misma zona hace unos años, durante la primavera, cuando Silene hifacensis florece.

Información completa de la especie y su recorrido conservacionista en dos enlaces que no hay que perderse:

- Banco de datos de biodiversidad (Generalitat Valenciana)
- El blog de Elías Gomis


miércoles, 16 de enero de 2013

Algunas especies del Peñón de Ifach





Seguimos en Alicante y recorremos el Peñón de Ifach, que mantiene su interés botánico en cualquier época del año.

Una selección de especies fotografiadas a principios de enero.

 
Kundmannia sicula, umbelífera que mantiene sus hojas basales en invierno, creciendo en todos los caminos del PN.
 
 
 
En el matorral que crece sobre las rocas calizas destacamos a Cheirolophus intybaceus, una compuesta arbustiva.
 
 
 
Otra especie propia de las manchas de matorral: Euphorbia squamigera.
 
 
 
Posiblemente Teucrium ronnigeri...
 
 
 

Creciendo sobre los roquedos y los paredones verticales, Hippocrepis valentina. En flor.
 
 
 

Detalle de las flores de Hippocrepis valentina.
 
 
 

Otra umbelífera con nombre genérico inolvidable: Elaeoselinum tenuifolium.
 
 
 
Elaeoselinum tenuifolium creciendo de forma congesta en el roquedo, acompañado de helechos del género Polypodium a la derecha.
 
 
 
Más hojas basales, en este caso de la crucífera Succowia balearica, es todo lo que podemos encontrar de esta especie en invierno.
 
 

Hojas de otra especie, en este caso Geranium purpureum, asomando entre las grietas del Peñón.
 
 
 

Teucrium buxifolium subsp. hifacense
 
 
 

Una labiada en flor, el tomillo Thymus webbianus, que crece pegado al roquedo.
 
 
 

Solamente los campeones (en este caso CAMPEONA) pasan al otro lado del túnel y hacen la ruta.
 
 
 

Pasado el túnel que hay en la roca y cambiando de orientación encontramos a Erodium chium en flor. 
 
 
 

Un arbusto bien adaptado a convivir cerca de las colonias de gaviotas (y sus excrementos), la malva de roca (Lavatera maritima).

 
 

lunes, 14 de enero de 2013

Flora amenazada: Anarrhinum fruticosum


Recorremos los alrededores de Crevillente (Alicante) durante enero para fotografiar a un arbusto norteafricano que tiene aquí su única representación europea: se trata de Anarrhinum fruticosum, una especie de apetencias termófilas que convive con bufalagas, Globularia alypum, albaidas y otras especies propias de los tomillares calizos del sureste.


Un ejemplar alto y vigoroso.

Especie cuyos ejemplares pueden alcanzar el metro de altura, con tallos y ramas ascendentes, es un buen ejemplo de heterofilia, pues mientras que las hojas caulinares son enteras y lineares (o linear-lanceoladas), las de la base son espatuladas, con algunos dientes y algo crasas.


Hojas del tallo...


Las hojas sufren una reducción progresiva de tamaño desde la base hacia arriba, de forma que la planta presenta un aspecto folioso en la parte inferior y casi desprovista de hojas en la parte superior, donde se localizan las inflorescencias con las que terminan los tallos.


... y de la base.

En enero estamos lejos de verla en flor (parece que florece a partir de mayo), así que nos conformamos con fotografiar sus infrutescencias, que pueden ser simples o ramificadas, formadas por cápsulas globosas.

Fotografías de Anarrhinum fruticosum en flor en el siguiente enlace, de una de las páginas de botánica imprescindibles de nuestro país: a patita (flora de Alicante).



Infrutescencias compuestas.


Detalle de las cápsulas abiertas.

Pese a que, como se ha mencionado, se trata de la única población española y europea, el llenado del embalse de Crevillente hace unos años inundó a la principal población conocida en su momento (posteriormente se encontraron otras en las proximidades), lo que da idea del interés de algunas administraciones por nuestra flora. En 2007 habíamos estado en la zona, precisamente cuando el embalse estaba vacío, y pudimos fotografiarlo antes de la anegación de los Anarrhinum conocidos.


Anarrhinum fruticosum (en primer término) junto al embalse de Crevillente.


Un joven Anarrhinum creciendo en plena roca caliza: todo un portento de adaptación a un clima y suelo extremadamente secos.

Pero los alrededores de Crevillente dan mucho más de sí, incluso ahora, en pleno invierno; si la disponibilidad de tiempo me lo permite, en los próximos días colgaré fotos de algunas de las especies acompañantes de los Anarrhinum.


Hábitat: tomillares y matorrales entre los 150 y los 300 msnm, sobre suelos calizos.


Efectivamente: a la derecha, restos de botellas, plásticos, y basura diversa acompañan a esta especie en su medio.