domingo, 19 de noviembre de 2017

Flores de otoño: el azafrán (Crocus sativus)


Una de las especies que florecen en otoño es el azafrán (Crocus sativus). Se trata de una especie perteneciente a la familia de las iridáceas, caracterizada por tener tres estambres en lugar de seis (como sucede en las liliáceas, es decir, en los muy parecidos cólquicos, género Colchicum). Su producto estrella, como es sabido, son los "clavos" de azafrán, que corresponden a los tres estigmas tubulares del estilo (dos en el ejemplar de la fotografía, de color rojizo).

Otro ejemplar donde sí se aprecian los tres estigmas. El azafrán no es una planta nativa de España, sino que es oriunda de Oriente Próximo, pero se cultiva en la Península desde el siglo X, en parcelas entre viñedos o cereales. Se localiza principalmente en Castilla-La Mancha, aunque su cultivo se extiende por Aragón y las regiones bañadas por el Mediterráneo (las fotos corresponden a ejemplares de Almería).

Curiosamente es una especie híbrida incapaz de fructificar, por lo que toda su propagación es asexual, a través de bulbos.