domingo, 15 de septiembre de 2019

Valle del Aragón y alrededores en septiembre

Hoy publicamos una selección de especies vistas en el piso montano (por debajo de los 1.900 m de altitud, para ser más precisos) en varias zonas del Valle del Aragón (Huesca), a comienzos de septiembre. Nos moveremos por bosques caducifolios, marcescentes, pinares y abetales, alcanzando de refilón los pinares de pino negro (Pinus uncinata: estando en Pirineos, había que verlos, claro).

Hayedo (en donde ya se aprecia un ligero cambio en el color de la hoja) con pinos silvestres en Canfranc.

Uno de los árboles que acompaña a las hayas: el arce real (Acer platanoides).

Bojedas en la parte superior de la montaña.

Frutos del boj (Buxus sempervirens).


Daphne mezereum


El saúco rojo (Sambucus racemosa).

Amapola amarilla (Meconopsis cambrica).


Porte y frutos de madreselva pirenaica (Lonicera pyrenaica).

Sideritis hyssopifolia

Grosellero (Ribes alpinum).

Juniperus alpina

Thymelaea nivalis

Rosa glauca

Carlina acanthifolia



Cerecillo (Lonicera xylosteum).

Cirsium acaulon

A partir de los 1.800 m aparecen los pinos negros (Pinus uncinata).


Al descender, de vuelta hacia el hayedo, fotografiamos los frutos del serbal de cazadores (Sorbus aucuparia).


Varios arbustos planifolios crecen en el borde del bosque, además de la gayuba (Arctostaphylos uva-ursi).

Polygonatum odoratum

Bosque mixto de pinos laricios, silvestres y quejigos (Quercus cerrioides), a unos 1.500 metros.

Muérdago (Viscum album) sobre un pino.

Cornejo (Cornus sanguinea).

Solidago virgaurea

Agracejo (Berberis vulgaris).

Un aladierno (Rhamnus alaternus), en la solana del camino, de porte achaparrado.


Erizón (Echinospartum horridum).

Astragalus sempervirens

Nevadilla (Paronychia kapela subsp. serpyllifolia).

Dolmen.

Las espectaculares flores de Lathyrus latifolius.


Chaerophyllum aureum (aspecto general y frutos).

Rosa pendulina


Pinar-abetal y entrada de luz y nuevas especies por una apertura del bosque.

Abetal (Abies alba) con algunos árboles puntisecos.


Arce menor (Acer campestre).

Galeopsis tetrahit

Rubus caesius

Lonicera alpigena, cuya pareja de frutos están prácticamente unidos.

Emerus major

Cotoneaster integerrimus

En cotas inferiores aparecen plantas mediterráneas como Lonicera etrusca.


Lavandula angustifolia subsp. pyrenaica

Cardo de arroyo (Cirsium rivulare).

Bosques de ribera en el río Aragón cerca de Villanúa.

Mentha aquatica

Saponaria officinalis


Succisa pratensis

Los alisos italianos (Alnus cordata) se han asilvestrado y abundan por el río.


Galium cespitosum

Veronica beccabunga

Los frutos del mundillo (Viburnum opulus).

Rosa rubiginosa




En San Juan de la Peña (por encima de los 1.200 m) encontramos estos quejigares y estas vistas del prepirineo.


Se trata de un enclave de gran interés biogeográfico y paisajístico, por juntarse las especies mediterráneas con las eurosiberianas.

Mostajo (Sorbus aria).

Rubus canescens

Eslizón tridáctilo (Chalcides striatus).

Pues esta zarzamora tiene pinta de ser Rubus radula.

Otro herpeto que vimos y pudimos fotografiar fue este lución (Anguis fragilis).

La mirada del lución.

Detalle de las hojas de los quejigos o cajigos prepirenaicos (Quercus cerrioides o Q. subpyrenaica).

Setos vivos cerca de la Ciudadela de Jaca.

El zumaque de Virginia (Rhus typhina), una especie ornamental.

Algunas trepadoras naturales de los setos anteriores: Clematis vitalba y Cucubalus baccifer.

Ciervas en el foso de la Ciudadela.

Un arbusto descubierto y descrito por el profesor Pedro Montserrat en la comarca: Rosa jacetana.

Con este arbusto terminamos el resumen de nuestros paseos por el Alto Aragón.