miércoles, 20 de junio de 2018

El Parque Regional del Sureste en mayo


Vamos a terminar esta trilogía de entradas sobre el sureste de Madrid con la visita realizada (seguimos en mayo) a los cerros del Parque Regional del Sureste: recorremos terrenos donde dominan los yesos (por debajo de los 600 msnm) y nos acercamos al río Manzanares, que por aquí cerca desemboca en el Jarama. Esta primera foto da una idea de cuál es la formación vegetal predominante: el espartal o atochar (Macrochloa -antes Stipa- tenacissima), que se acompaña de varios caméfitos, geófitos y terófitos.

Uno de los arbustillos que destacan en la fotografía anterior por encontrarse en plena floración es la crucífera Lepidium subulatum.

Lepidium subulatum

Allium roseum

Salsifí (Tragopogon porrifolius).
 

Matthiola fruticulosa

De lejos parecían retamas, pero al acercarnos descubrimos por sus flores que se trata de la "retama" loca (Osyris alba).

Amapolas (Papaver dubium).

Espino negro (Rhamnus oleoides subsp. assoana).

El jacinto bastardo (Dipcadi serotinum).

Otro arbusto típico de los aljezales: Ephedra nebrodensis.

Ziziphora hispanica, una labiada anual característica de los yesos.

Centaurea hyssopifolia también forma parte de los matorrales más característicos de estos cerros. Esta es la primera (y de momento única) flor que encontramos abierta.

Chaenorhinum reyesii, un diminuto habitante del atochar que apenas alcanza los cinco centímetros de altura. Pasa desapercibido por su pequeña altura (y más cuando no está en flor).

Omphalodes linifolia

Klasea pinnatifida empieza ahora a formar sus inflorescencias.

Una larva de macaón sobre la rutácea Haplophyllum linifolium.

Malva trifida

Teucrium pumilum sigue sin florecer.

Otro lino de flores azuladas: Linum austriacum.

El río Manzanares cerca de Casa Eulogio.

La cicuta (Conium maculatum), una planta nitrófila, atrae ahora a multitud de insectos.

Floración de otra umbelífera: Prangos trifida.

El enturio (Reseda suffruticosa) es una planta de buen porte (puede superar con facilidad el metro de altura) muy bien representada en la zona.

Una especie muy rara: Nepeta hispanica.

Se trata de una labiada amenazada que habita cerros yesosos y otros hábitats semiáridos en algunos puntos del interior de la Península Ibérica.

Detalle de la floración de Nepeta hispanica.

Asperugo procumbens

Más amapolas (Papaver rhoeas)...

...y su pariente la adormidera (Papaver somniferum).

Detalle de la adormidera.

Libélula (probablemente Orthetrum brunneum) muerta en el camino.

Aunque no los hemos destacado en esta entrada, también los bosques riparios constituyen uno de los hábitats destacados del Parque del Sureste madrileño; aquí mostramos un rincón donde conviven fresnos, olmos y chopos.