martes, 23 de mayo de 2017

Otra boraginácea: la orcaneta (Alkanna tinctoria)



La primavera pasada estuvimos fotografiando en mayo y cerca de Guadalix de la Sierra (Madrid) una interesante población de Alkanna tinctoria, que recibe numerosas denominaciones vulgares (orcaneta, onoquiles, etc.), algunas de ellas referidas a la capacidad tintórea de su raíz.

Se trata de una bonita planta vivaz de apenas palmo y medio con las hojas superiores ensanchadas que abrazan parcialmente el tallo y flores azules reunidas al final de ramilletes que se curvan hacia abajo al fructificar.

Aunque habitualmente se trata de una especie propia de arenales, aquí la encontramos en terrenos calizos, creciendo las plantas en las proximidades de las propias rocas calizas tal y como muestra la fotografía.

La población mencionada se encuentra a unos 850 m de altitud, aunque según la bibliografía puede ascender hasta los 1.500 m. Se trata de una especie que no abunda mucho, no sólo en Madrid, sino en toda España. En otros países se emplea como ornamental.

Crece, como se ha indicado, sobre suelos básicos en ambiente misto de encinar-quejigar. En la fotografía, un quejigo (Quercus faginea) próximo a la población de Alkanna tinctoria con la hoja nueva. Presentamos a continuación algunas de las especies que se encuentran junto a nuestra especie.

Astragalux glaux

Hippocrepis commutata

Interior del quejigar con peonías (Paeonia broteroi), nuezas negras, Smyrnium perfoliatum, Vincetoxicum nigrum, etc.

Medicago suffruticosa

Teucrium chamaedrys (todavía sin flores) y Geranium robertianum.

Senecio minutus

Toretes bravos en las fincas aledañas.

Vistas de la zona, incluyendo un cortado calizo y la cola del embalse.




martes, 16 de mayo de 2017

Malva de risco (Lavatera acerifolia)


La malva de risco (Lavatera acerifolia) es un arbusto autóctono de Canarias que crece en las formaciones termófilas (aquellos matorrales que crecen en unas condiciones ambientales similares a las mediterráneas) de las islas, desde los 200 m de altitud.

Sus espectaculares flores pueden verse en buena parte del año, desde el otoño hasta la primavera. En la estación más cálida, sin embargo, puede perder buena parte de sus hojas presentando un aspecto desangelado... hasta el siguiente cambio de estación.



martes, 9 de mayo de 2017

Resumen de abril (2017) en la Sierra de Guadarrama


Al final resulta que de todas las escapadas realizadas a la Sierra de Guadarrama (y estribaciones) durante el mes pasado prácticamente no hay entradas: para paliarlo, recopilo algunas fotos correspondientes a varias salidas de abril.

Comenzamos en las proximidades de Cerceda, entre olmos, fresnos, sauces y otros arbustos del bosque de ribera.

Otra vista de las saucedas en un ensanchamiento del río.

Aquí descubrimos (Alvarote) un sapillo pintojo (Discoglossus galganoi) en busca de pareja.

Título: "Haciendo el bobo entre setos de fresnos, saúcos, madreselvas, etc."

Seguimos ascendiendo y fotografiamos este pinar de pino resinero (Pinus pinaster).

Otro bosquete, en este caso de pino laricio (Pinus nigra).

En las cañadas próximas a Colmenar Viejo se encuentran algunos ejemplares de alcornoque, como el de la fotografía. En algunos sitios coinciden a pocos metros de distancia encinas, quejigos, alcornoques y algún melojo.

Vistas de río Lozoya y alrededores, a la salida de la presa del Pontón de la Oliva. Aparte de la presencia de sustratos calizos, destacan los olivares más norteños que pueden encontrarse en Madrid.

Hesperis laciniata

Una matilla propia de las rocas calizas: Anthyllis vulneraria.

Al pie de los cantiles rocosos abunda la aulaga Genista scorpius, ahora completamente en flor.

Panorámica de los cortados calizos, con quejigos en la parte media y fresnos en la inferior.

Biscutella valentina

En este tramo del Lozoya hay importantes formaciones de chopo negro (Populus nigra).

Populus nigra: inflorescencias.

Fuera ya de la zona de calizas, destaca la nueva hoja de la cornicabra, de tono anaranjado.

Contraste de colores entre las hojas nuevas de los sauces, los chopos y los fresnos.

Vista general de los cortados calizos sobre el río Lozoya.

En primer término, dos matas floridas de coletuy (Coronilla glauca), que no se encuentra en muchos sitios de la región.

Flores y hojas de Coronilla glauca.

Espino de tintes (Rhamnus infectoria).

Un membrillero (Cydonia oblonga) asilvestrado.

Un grupo de globularias (Globularia vulgaris) creciendo en un retamar próximo.

Vistas del Valle medio del Lozoya, de sustratos metamórficos. Aquí conviven encinas con sabinas albares, fresnos y melojos, como principales especies arbóreas.

Hyacinthoides hispanica

Lotus corniculatus

Guillomos rupícolas próximos al río.

Guillomo (Amelanchier ovalis) en flor.

Geranium molle

Ranunculus gramineus

Un clásico del Valle de Lozoya son los setos que forman varias especies caducifolias, como los que aparecen en esta finca, donde los fresnos son la principal especie arbórea.

Algunos de arbustos altos acompañantes de los fresnos, como este bonetero (Euonymus europaeus), cuyos brotes nuevos aparecen entre el enrejado usado como separación...

... o el espino cerval (Rhamnus cathartica).

En el interior de la fresneda, predominio de las aliarias (Alliaria petiolata), la favorita (ejem) de D. Miguel DC.

Ascendiendo hacia el Puerto de Cotos pueden encontrarse algunos cerezos (Prunus avium) en flor.

Nieves y pinos silvestres en Peñalara.

Aunque no es autóctono de Madrid, se encuentran algunos ejemplares plantados de pino negro (Pinus uncinata).

Sapo partero en el terrario del Centro de Visitantes.

Arroyo con plantas fontinales y algún enebro común.

Pedicularis sylvatica

Otra especie que se encuentra en los bordes del pinar o de los arroyos, la zarza con acúleos de diferente tamaño y turión glanduloso Rubus patientis (probablemente: de momento sólo tiene alguna hoja seca de la temporada pasada).

Piornales con Cytisus oromediterraneus y algún codeso (Adenocarpus hispanicus), antes de llegar a la Laguna de Peñalara.

Croccus carpetanus

Una lagartija serrana aprovecha los últimos rayos de sol de la tarde.

Vista de la Laguna de Peñalara, algo por encima de los 2.000 metros de altura.

Acentor.

Nos despedimos con una réplica de la Graellsia.