domingo, 15 de octubre de 2017

Resumen de Málaga/Cádiz 2017 (2/2)


En esta segunda parte presentamos una selección de fotografías realizadas en Casares, Gaucín (Serranía de Ronda), costa de Manilva y Sierra Bermeja. En la imagen superior, zona de calizas en el entorno de Casares.

Y entre los matorrales que florecen en verano en las calizas se encuentra la umbelífera arbustiva Bupleurum gibraltaricum.

También encontramos algunos algarrobos en flor.

Lapiedra martinezii ya sin flores.

Ascendiendo al castillo de Gaucín, una Urginea maritima en flor.

Algunas partes del suelo están cubiertas por los frutos del hediondo (Anagyris foetida)...

...mientras que los arbustos de los que proceden poseen este aspecto tan desolado.

Entre acebuches, Ballota hirsurta, algarrobos y hediondos crece este Umbilicus gaditanus.

Otro ejemplar de hediondo todavía presenta algunos frutos en las ramas. La especie rebrotará con las lluvias otoñales.

Chamaesyce peplis en la costa de Manilva (Málaga).

Una alegría descubrir que todavía quedan restos de sabinares costeros (Juniperus phoenicea) en la zona.

Entre las especies interesantes que fotografiamos en flor a comienzos de septiembre se encuentra Calendula suffruticosa. Aquí vemos el porte general de una de estas matillas.

Detalle de la flor y las hojas de la compuesta Calendula suffruticosa.

Más curiosidades: algunos ejemplares supervivientes de mirtos también entre los matorrales próximos a la playa.

Chrithmum maritimum


Ulex baeticus

Parte de la población de sabinas se intentó proteger mediante un vallado (que ya han roto por algunos sitios).

Detalle de las arcéstidas de Juniperus phoenicea.

Matorrales de lentisco.

En la desembocadura del río Manilva (desde aquí pasan las nutrias al mar en invierno) fotografiamos a esta garceta grande, en un entorno donde predominan las cañotas (Arundo donax) y algunos tarays.

Y también a esta garcilla cangrejera, que se mostró inusualmente confiada mientras atrapaba pequeños peces.

Y finalizamos en Sierra Bermeja, donde hacía tiempo que no veníamos. Son especies ya conocidas en su mayoría, pero no por ello hace menos ilusión volver a verlas, algunas de ellas en flor, como el Alyssum serpyllifolium de la imagen.

Frutos de Cistus populifolius.

Matorrales sobre las peridotitas: Staehelina baetica, Erica arborea, Ulex baeticus, Genista lanuginosa, Cistus populifolius, etc.

Atardecer entre los pinos (Pinus pinaster).

Una especie endémica de Sierra Bermeja (y otras sierras próximas con peridotitas), Armeria colorata, con los restos de algunas flores ya secas.

Una piña de pinsapo (Abies pinsapo).

En el centro de la imagen un rodal de agracejo (Berberis australis) que crece pegado a las rocas, probablemente por la presión de los herbívoros.

Y finalizamos con los frutos del cardo Ptilostemon hispanicus.
 

miércoles, 11 de octubre de 2017

Resumen de Málaga/Cádiz 2017 (1/2)


Intentemos olvidar el monotema presentando algunas fotos de nuestra visita a Málaga y Cádiz en septiembre. Se trata de una selección de fotografías realizadas en algunos tramos de la costa malagueña, el Estrecho de Gibraltar, la campiña gaditana y Los Alcornocales.

Restos de una aguja.

Abutilon theophrasti, una mala hierba de la familia de las malváceas que también alcanza los descampados costeros.

En los arenales costeros, un ejemplar de Lotus creticus en flor.

Glaucium flavum: flores y frutos.

Zona de protección "vallada" (con postes de madera) en la costa. Destaca la presencia de matas altas de barrilla, Salsola kali.

A finales de verano florece Chamaeleon gummifer. Por el aspecto que presentan sus hojas cualquiera pensaría que no está vivo.

Un par de calderones en el Estrecho de Gibraltar.

Aquí la pardela cenicienta es fácil de observar.

Tráfico marítimo incesante en el Estrecho. Al fondo, Marruecos.

Senecio jacobea en la campiña gaditana.

Bosquete de acebuches.

Los acebuches (Olea europaea var. sylvestris) acompañados de lentiscos, algarrobos, palmitos, coscojas, matagallos, etc.

La umbelífera Ammi visnaga con los tallos ya secos.

Rhamnus oleoides

Chrozophora tinctoria, el tornasol.

Cressa cretica, una convolvulácea que crece en terrenos limosos en los bordes de los humedales del interior de Cádiz. Una pena que no estuviese en flor.

Bellota del quejigo moruno (Quercus canariensis), todavía verde. En Los Alcornocales, claro.

Otra quercínea de Los Alcornocales: la quejigueta (Quercus lusitanica).


Dos tipos de agallas en la quejigueta.

Cirsium gaditanum, una especie que crece a la vera de los cursos de agua.

La pamplina de agua (Samolus valerandi), que ocupa también medios húmedos. Se trata de una planta perteneciente a la familia de las primuláceas.

Detalle de la espectacular floración de la cebolla albarrana (Urginea maritima).

Floración de la esparraguera silvestre Asparagus aphyllus.

Frutos del mirto (Myrtus communis).

Vuelta a la costa, donde todavía pueden verse algunos buenos ejemplares de tarays (y de restos de tarayales). Aquí se encuentran -al menos- Tamarix africana, T. canariensis y ¿T. arborea...? Urge una nueva entrada de estos enigmáticos y siempre complejos árboles/arbustos.

Mostramos algunas de las plantas de estos arenales.

Euphorbia exigua

Heliotropium supinum

Chamaesyce nutans

Ononis ramosissima

Matorral de Rubia peregrina, acompañada de erguenes, Dittrichia viscosa, algún lentisco, etc.

Finalizamos (de momento) con Euphorbia paralias, nuestra lechetrezna de las playas por excelencia.

Feliz día de la Hispanidad para todos y un beso para Pilar.