martes, 21 de mayo de 2024

El agua en la sabana (2/2)

 

Segunda entrada dedicada al agua. En este pequeño cauce crecen dos especies de palmeras muy extendidas por la sabana: Phoenix reclinata (a la izquierda) e Hyphaene coriacea (a la derecha, más al fondo).

Phoenix reclinata (Arecaceae)

Hyphaene coriacea (Arecaceae)


Dos vistas de las hojas de Celtis africana (Cannabaceae).

Tabernaemontana elegans (Apocynaceae)

Kigelia africana (Bignoniaceae)


Las increíbles flores de Kigelia africana, una de las especies más llamativas y conocidas de la sabana.

Fruto de Kigelia africana: da lugar a su nombre vulgar, "árbol de las salchichas".

Pito cardenal (Dendropicos fuscescens).

Kraussia floribunda (Rubiaceae)

Floración de Kraussia floribunda.

Strychnos spinosa (Loganiaceae)


Ramas y hojas de Ziziphus mucronata (Rhamnaceae).

Antílope acuático (Kobus ellipsiprymnus).

Abrus precatorius (Fabaceae)

Jasminum fluminense (Oleaceae) con frutos.

Xanthocercis zambesiaca (Fabaceae)

Aparte de los ríos el agua se encuentra en charcas y humedales como este.

Aquí acude la fauna a beber, como estos antílopes sables (Hippotragus niger).

Pato crestudo africano (Sarkidiornis melanotos).

Avefría armada (Vanellus armatus).

Un clásico de los ríos africanos: el cococrilo del Nilo (Crocodylus niloticus).

El hipopótamo que veíamos descansando en la ribera, ahora sumergido en su medio.

Nymphaea nouchali (Nymphaeaceae)

Sobre los anteriores nenúfares, una jacana (Actophilornis africanus) con su pollo.

Tilapia de Mozambique (Oreochromis mossambicus).

Aninga africa (Anhinga rufa).

Jabirús africanos (Ephippiorhynchus senegalensis).

martes, 14 de mayo de 2024

El agua en la sabana (1/2)

 

Pese a encontrarnos en la estación seca, el agua aparece y se asienta en algunas zonas de la sabana como ríos, líneas de drenaje, charcas y otros humedales, proporcionando unas condiciones ambientales (humedad constante, atenuación de las temperaturas, acumulación de nutrientes, etc.) en las que prosperan determinadas especies de plantas. Aparte de la importancia que tiene para la fauna, claro.

En las riberas de los cursos permanentes de agua crecen densos bosques de galería con árboles de gran altura. Repasamos algunas de estas especies, destacando en esta entrada a las del género Ficus.

Una tortuga articulada dentada (Pelusios sinuatus) en mitad de la corriente.

Desde lejos destacan las grandes higueras, acompañadas por otras especies pertenecientes a las meliáceas, bignoniáceas, rubiáceas, etc.


Ficus sycomorus (Moraceae) seguramente es la especie más visible entre el arbolado, tanto por su gran tamaño como por sus ramas, de un color característico.


Hojas de Ficus sycomorus.

Rama de Ficus sycomorus cargada de higos.

Ficus sansibarica

Detalle de los higos de Ficus sansibarica.

Hojas de Ficus sansibarica.

Ficus thonningii

Ficus ingens

Ficus cordata

Ficus stuhlmannii

Ficus salicifolia

Otra de las especies que vive cerca del agua es el tamboti (Spirostachys africana).


Ramas de Spirostachys africana (Euphorbiaceae).

Detalle de las hojas de Spirostachys africana.

La ribera es zona de descanso para el hipopótamo (Hippopotamus amphibius)...

... y para el más escurridizo leopardo (Panthera pardus).

Trichilia emetica (Meliaceae)

Ramas con frutos de Trichilia emetica.

Loeseneriella africana (Celastraceae), una trepadora.

El río amplía su territorio en esta pequeña llanura de inundación.

Diospyros mespiliformis (Ebenaceae)

Detalle de hojas y frutos de Diospyros mespiliformis.

Sobre esta especie descansaba este barbudo acorallado (Lybius torquatus).

Breonadia salicina (Rubiaceae)

Hojas de Breonadia salicina.

En la próxima entrada concluiremos con otras especies arbóreas y más fauna asociada a los humedales africanos.