miércoles, 15 de mayo de 2013

La violeta de Cazorla (Viola cazorlensis)





Presentamos hoy a una especie emblemática, al menos del lugar que indica su nombre genérico: la violeta de Cazorla (Viola cazorlensis), una pequeña mata con la peculiaridad de tener los tallos lignificados (algo casi excepcional entre nuestras violetas).


Viola cazorlensis en su hábitat.


La encontramos (de casualidad, dicho sea de paso) en plena floración a unos 1.000 metros de altitud en las Sierras de Cazorla-Segura (Jaén), en una repisa de naturaleza calizo-dolomítica sin apenas cobertura vegetal. Otros individuos próximos lo hacían en el borde de la pista por donde transitan senderistas y vehículos.


Porte de un ejemplar sin flores.


Especie de unos 20 cm de altura, con hojas linear-lanceoladas enteras y de una a tres flores por tallo, cada una de ellas sobre un largo pedúnculo. Las flores, de un llamativo color fucsia, presentan un espolón que puede alcanzar los tres centímetros de longitud.


Hojas y botones florales a punto de abrirse; a la derecha ya se aprecia el espolón, bien desarrollado.


Aunque recoge el nombre de estas sierras, lo cierto es que está presente en otras de la provincia de Jaén, e incluso llega a la vecina Sierra de Alcaraz (Albacete) y otras del sureste (Granada y Murcia).


Floración a comienzos de mayo.


Ser el símbolo botánico de Cazorla-Segura, uno de los parques naturales que mayor número de visitantes (si no el que más) recibe de toda España, sabiendo cómo se las gasta el celtíbero común en lo que respecta a la conciencia medioambiental, solamente puede calificarse de despropósito (y desgracia para la especie). En fin, que en el caso de que volviese a pasar por el mismo sitio unos días después no sé lo que me encontraría...


Una desgracia: ser el emblema de unas sierras muy visitadas.


A ver si ahora que vuelven a volar los quebrantahuesos por Cazorla lo impulsamos más como símbolo del parque (o a las cabras y/o muflones "devoratodo", qué plagas) y dejamos tranquilitas a las violetas.


Atardecer primaveral en Cazorla-Segura, entre nubes y claros.

2 comentarios:

  1. Salvador, desde luego esta viola es una preciosidad de planta. Confiemos en que la consciencia de las nuevas generaciones sea de respeto y protección hacia la naturaleza y no de depredación despiadada. Un saludo.

    ResponderEliminar