domingo, 15 de abril de 2018

Los Alcornocales en abril


Presentamos algunas especies que crecen en Los Alcornocales (Cádiz): formando parte del estrato herbáceo del alcornocal, de los arbustos acompañantes de alcornoques o quejigos morunos y, finalmente, de las herrizas. Nos encontramos por debajo de los 200 msnm durante todo el trayecto.

Abril es un mes idóneo para visitar este parte natural, pues buena parte de las especies lucen ahora en flor o con los frutos recién formados, por florecer incluso antes. Aquí observamos un ejemplar de Cytisus striatus en el borde del alcornocal.

Cistus crispus

La hierba vaquera (Scrophularia sambucifolia), que puede alcanzar el metro y medio de altura.

Detalle de la flor de Scrophularia sambucifolia.

Alcornoques (Quercus suber).

Los pastos de zulla o esparceta (Hedysarum coronarium) lucen ahora así de espectaculares.

Stachys ocymastrum

Es el momento de descubrir especies que en otra época del año pasan casi desapercibidas, como Polygala baetica.

Detalle de la floración de Polygala baetica.

Scilla peruviana

Centranthus calcitrapae

Lirio (Iris filifolia).

Varias especies de leguminosas arbustivas, brezos y cistáceas acompañan a los alcornoques.

Esta compuesta, Rhaponticoides africana (antes Centaurea africana), todavía no ha florecido: esperará hasta junio-julio para hacerlo.

Glandora prostrata

También vemos varias especies de orquídeas: en este caso se trata de Orchis langei.

Ophrys fusca

Yo diría que Serapias olbia...

Un bonito ajo de flores amarillas: Allium scorzonerifolium.

En las ubicaciones más húmedas del bosque aparecen los quejigos morunos (Quercus canariensis). Este árbol lleva caído ya un tiempo, pero sigue sacando hojas nuevas, aparentemente sin problema.

Quejigar moruno.

Interior del quejigar. A pocos metros se encuentra un canuto con alisos y ojaranzos o rododendros.

Un arbusto acompañante de los quejigos: Cytisus villosus.

Una mariposa de las aristoloquias (Zerynthia rumina) aferrada a un rusco.

En una rama de Teline monspessulana con los frutos ya formados se ha hecho fuerte una oruga (se esconde bajo las hojas, pero se la ve parcialmente).

Aspecto de las hojas y legumbres de Teline monspessulana, esta vez sin oruguita.

En el borde del bosque encontramos a la labiada Stachys arvensis, con algunas flores.

Otra especie de ajo, esta vez en medio del camino: Allium triquetrum, conocido como las lágrimas de la virgen.

Otra especie del género Teline, aunque en este caso en flor: Teline linifolia.

Salimos del quejigar. Vamos a pasar a otro ecosistema característico de Los Alcornocales del que ya hemos hablado alguna vez por aquí: se trata de las herrizas.

Entre los brezos destacamos a Erica umbellata.

El engordatoro (Pterospartum tridentatum).

Una curiosa planta insectívora: Drosophyllum lusitanicum, ahora en plena floración. Muchas veces se hace referencia a esta especie como "planta carnívora": carnívora, como si se tratase de un lobo...

Detalle de Drosophyllum lusitanicum. Se trata de una especie perenne de base algo leñosa. Habita en Los Alcornocales y otros puntos del suroeste ibérico.

Otra especie clásica de las herrizas, Polygala microphylla.

Un par de cistáceas, otra familia ciertamente abundante por estos pagos: en primer lugar Halimium lasianthum...

... y en segundo Tuberaria lignosa, a punto de florecer.

En el borde del camino encontramos a la labiada Micromeria graeca, de nombre vulgar colicosa. Con una fotografía de su porte finalizamos la entrada de hoy.
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario