lunes, 31 de julio de 2017

En el curso medio del Guadarrama (mucho calor y alguna especie notable)


Escapada rápida al Parque Regional del Curso Medio del Río Guadarrama para cerrar julio y martirizarnos con las altas temperaturas (sólo un rato, eh). Aunque en el trayecto recorrido predominan los encinares con jaras pringosas, buscamos el frescor de los arroyos tributarios del Guadarrama, donde crecen los bosques de ribera y otras especies de mayores requerimientos hídricos.

Estamos en una zona de campiña a unos 650-700 metros de altitud, donde se mezclan retazos de monte con encinares adehesados sobre arcosas. En la imagen, una mata de Dorycnium pentaphillum, la lebrela, creciendo sobre un talud de esta naturaleza. 


Vistas de los sufridos encinares (por no mencionar a las jaras). En el claro del monte, jaras pringosas, lebrelas y santolinas (Santolina rosmarinifolia), componen el principal grupo de acompañantes de las carrascas.

Un valiente Centaurium grandiflorum subsp. majus (de la familia de las gencianas) se atreve a florecer ahora.

Otra especie en flor, en este caso la Pimpinella villosa, que convoca a un gran número de insectos entre sus inflorescencias.

La belesa (Plumbago europaea), una mata que abunda en estos medios, también con flores..

Una joven lagartija colirroja (Acanthodactylus erythrurus), que gusta de terrenos de textura arenosa y algo despejados.

Llegamos a los bosques de ribera. Aquí vemos madreselvas (Lonicera etrusca), arces (Acer monspessulanum), servatos (Peucedanum officinale), etc., en el borde del bosque.

Peucedanum officinale

Curiosamente, un grupo de peonías (Paeonia broteroi), con las hojas amarillas, crecen en medio del terreno abierto (generalmente gustan de estar menos expuestas).

Detalle del fruto sin abrir de Paeonia broteroi.

Otra sorpresa: hojas muy asimétricas, tomentosas por el envés, y ramillas sin súber...

...se trata de un olmo blanco (Ulmus laevis). Siempre gusta verlo, aunque se trate de individuos asilvestrados.


Porte de un fresnillo (Dictamnus albus). Javier Grijalbo nos indicó la existencia de esta especie: muchas gracias, Javier.

A finales de julio los frutos ya se han abierto y liberado las semillas: las cápsulas abiertas permanecen en la planta.

Hoja de Dictamnus albus.

Arce (Acer monspessulanum).

Los fresnos de hoja estrecha forman las principales formaciones de galería.

Una retama loca (Osyris alba) creciendo profusamente en la orilla del arroyo.

Entre las ramas de la anterior crecen los jazmines (Jasminum fruticans).

Una herbácea vivaz de la familia de las asclepiadáceas: Vincetoxicum nigrum, que ahora está abriendo los frutos.

Los quejigos (Quercus faginea) se mezclan con los fresnos.

Fresnillos y peonías crecen a la vera de la sombra de los quejigos.

Cerca del cauce, fotografiamos a esta verbena (Verbena officinalis).

Una matita que gusta también de suelos silíceos y arenosos: Ortegia hispanica.

También encontramos algunas especies ruderales que se encuentran en flor, como la bonita achicoria (Cichorium intybus).

Verbascum virgatum

Centaurea ornata

Carlina racemosa



No hay comentarios:

Publicar un comentario