martes, 8 de enero de 2019

Últimos paseos del año por el sector setabense (Alicante)

Pues sí, los últimos días de 2018 los hemos pasado en el extremo oriental de Alicante (lo que desde el punto de vista corológico se conoce como el sector setabense); hemos aprovechado para darnos algunos paseos y hemos visto algunas plantas con flores (algunas de ellas inesperadas). Este es el resumen de algunas de las especies y lugares vistos durante estos días.

En el sureste el clima suave permite que varias especies comiencen a florecer en pleno invierno, como sucede con Coronilla juncea.


Otra especie en flor: aspecto general y detalle de las inflorescencias de Euphorbia segetalis.

No lo he indicado, pero estas primeras fotos corresponden al Cap de Sant Antoni, incluido en el Parque Natural del Montgó. Cerca del faro han plantado algunos ejemplares del escasísimo arbusto Medicago citrina, como este de la imagen.

Ramas y hojas de Medicago citrina. Esta alfalfa arbustiva y amenazada solamente crece en Ibiza, Cabrera y algunos islotes del litoral peninsular (Alicante y Castellón).

Hojas de Succowia balearica.

Acantilados en el Cap de Sant Antoni.

Un cardo endémico de Ibiza y Alicante: Carduncellus dianius.

El aladierno también comienza a florecer ahora.


Aspecto general y detalle de la inflorescencia de Silene secundiflora (que, por el hábitat y su parecido, al principio tomamos por la amenazada Silene hifacensis).

Teucrium ronnigeri

Elaeoselinum asclepium

Más acantilados costeros, en esta ocasión los que se encuentran en las proximidades del Cabo Prim.

Terrenos margosos sobre los que crecen los pinares, la maquia mediterránea y la flora litoral.

Un ejemplo de esta última: Limonium rigualdii, endémico de esta costa.

Isla del Portitxol.

Otro endemismo más alicantino-balear: se trata de Diplotaxis ibicensis, una crucífera perennizante que alcanza buen tamaño y crece junto a los matorrales costeros y en los caminos.

Detalle de las hojas...

... y de las flores de Diplotaxis ibicensis.

Bosques de Pinus halepensis con buena cobertura arbustiva.

En las umbrías las zarzaparrillas (Smilax aspera) cubren amplias extensiones del terreno y trepan sobre algunos árboles sin ningún problema.

Alguna orquídea (como esta Ophrys fusca) también está en flor.

Reichardia tingitana es una hierba alta que recuerda a sus parientes las cerrajas (género Sonchus).

Una recóndita y solitaria cala junto al Cabo Prim (Cala Sardinera).

No podíamos dejar de acercarnos al más conocido (y urbanizado, como puede observarse) Cabo de la Nao.

En la microrreserva de flora que existe fotografiamos a Hippocrepis valentina.

Flores de Hippocrepis valentina.

Los cerrillos son estas gramíneas altas que gustan de climas suaves y crecen entre las calizas.

Hyparrhenia sinaica, aspecto general y floración.

Un colirrojo tizón curioseando.

Más especies en flor entre los matorrales costeros, como estas matitas de Lobularia maritima, acompañadas por cenizos (de color rojo: Chenopodium murale)...

...o estas matas de Lavandula dentata.

Centaurea rouyi (con la única flor que había).

Esta matilla probablemente sea Lotus edulis, pero, en fin, no tenía ni flores ni frutos para dar más pistas...

En Punta de Moraira o Cap D'Or se encuentra una interesante población de esta gatosa (una genista alta, pues puede alcanzar los dos metros de altura): la Genista tricuspidata (G. lucida), que habita norte de África y España (Mallorca y Alicante).

Detalle de Genista tricuspidata. Se trata de un arbusto muy espinoso que florece a partir de febrero.

Junto a las gatosas crece asilvestrado este arbusto canario: el verode (Kleinia neriifolia), una compuesta endémica y presente en todas las Islas Canarias.

Kleinia neriifolia

Otra leguminosa arbustiva que acompaña a las gatosas, Calicotome spinosa.

Un tomillo rupícola que ahora está en flor: Thymus webbianus.

Un arbustillo endémico y amenazado de la costa levantina: la jarilla cabeza de gato (Helianthemum caput-felis).

Detalle de las hojas y los botones florales ya formados de H. caput-felis.

Esta jarilla crece sobre suelos calizos junto con otras cistáceas como Heliantehmum syriacum o Fumana ericoides (en la imagen).

Fumana ericoides

Dejamos la costa y nos internamos un poco hacia el interior, aunque tampoco mucho (nos quedamos a menos de 300 m de altitud). Aspecto de un campo de algarrobos a finales de diciembre.

Ulex parviflorus

La mole caliza del Montgó durante una mañana nublada.

Pinos de Alepo con acebuches y madroños.

El madroño con sus flores y frutos.

La mañana se va despejando.

Lavandula dentata

Entre los matorrales destacan Erica multiflora y Globularia alypum.

Floración invernal de Globularia alypum.

Entre la maraña vegetal asoman las flores blanco-rosadas de Asperula aristata (subsp. scabra).

Un arbustillo poco abundante: Thymelaea argentata.

Palmitos y otras especies del matorral termomediterráneo que crece sobre suelos calizos.

Hedysarum boveanum (subsp. europaeum)

En medio de una coscoja encontramos otra matita en flor: en este caso se trata de Launaea pumila, de la familia de las compuestas.

Otro detalle de los capítulos florales y primeras flores abiertas de Launaea pumila.


Finalizamos con las inflorescencias y hojas de Hippocrepis fruticescens, otro pequeño sufrútice que parece haber adelantado algo su periodo de floración.

2 comentarios:

  1. Alucinado me tienes con esta flora tan madrugadora, pensaba que nos llevábamos de Madrid a Alicante, algo menos de dos meses, pero me demuestras que son más de tres. La Asperula la veo por aquí a finales de abril, el Hedysarum abril, la Ophrys fusca mediados de marzo, etc.
    Un saludo y enhorabuena por esta entrada y tus conocimientos de una flora, algo lejana para mí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Enrique, y gracias por tus palabras.

      Hombre, la verdad es que las fotos son algo tramposas, en el sentido de que sí, es cierto que se encuentran estas especies en flor, pero en escaso número (menos las que florecen de manera natural durante el invierno: C. juncea, Globularia, etc.). A mí me gusta venir al sureste en esta época precisamente por esto: siempre hay algún ejemplar "rebelde" que florece antes de tiempo, pero creo que esto es lo habitual todos los inviernos.

      Deben influir varios factores: la persistencia del buen tiempo, cómo está de húmedo el suelo... vamos, que todo este rollo para decirte que la verdad es que no podría aseverar si estas flores que he visto son representativas del comienzo en serio de la floración o son ejemplares sueltos que se han venido arriba fuera de época.

      Un saludo.

      Eliminar