sábado, 22 de enero de 2011

Salix breviserrata (1): en el Alto Campóo

El sauce Salix breviserrata es un arbusto distribuido por los Alpes y otras montañas del sur de Europa que llega a España a través de la Cordillera Cantábrica. Aunque las poblaciones más conocidas (e importantes) son las de Picos de Europa, también puede encontrarse en el Alto Campóo (Cantabria), donde la especie resulta escasa.

Salix breviserrata

En este último caso, S. breviserrata aparece a partir de los 1.900 metros de altitud, adoptando el hábito rastrero habitual en la especie:  se encuentran ejemplares a ras de suelo que levantan solamente unos centímetros.

Tiene hojas pequeñas (4-2 x 1-2 cm) con forma variable (de lanceoladas a elípticas), de margen dentado o serrado con los dientes acabados en una glándula; haz y envés, por su parte, pueden ser glabros o pelosos. Por el envés presenta nervadura reticulada, muy característica de la especie.

 Salix breviserrata: porte rastrero y envés de las hojas.

Detalle del margen foliar de S. breviserrata; cada diente acaba en una glándula.

Los suelos están formados por conglomerados silíceos y, a la cota señalada, predomina un matorrral denso de enebros rastreros (Juniperus communis subsp. alpina), arándanos (Vaccinium myrtillus y V. uliginosum), Rosa pendulina, groselleros (Ribes petraeum), brecinas (Calluna vulgaris), Rumex suffruticosus, etc. Destaca la presencia de la leguminosa, también rastrera, Genista pilosa.

Fructificación de Genista pilosa (agosto).

Las fotografías de S. breviserrata fueron realizadas en el mes de agosto; se volvió a visitar la zona en primavera (junio), para ver la floración de la especie, aunque no fue posible encontrar ningún individuo. A esta segunda fecha corresponden las fotografías de las herbáceas en flor que acompañan la entrada.

 Gentiana verna

 Pulsatilla alpina subsp. cantabrica

Androsace cantabrica

Entre todas, la más importante desde el punto de vista conservacionista es Androsace cantabrica, una primulácea con hojas lineares, de borde entero y llamativas flores de color rosa intenso, endémica de la Cordillera Cantábrica, que forma pequeñas matas acompañando a los enebros rastreros. Se trata de una especie amenazada.

 Genista pilosa

Hábitat: Pico Cornón (2.140 metros).

No hay comentarios:

Publicar un comentario