martes, 14 de noviembre de 2017

Un paseo por los pinares del Alberche


Visita relámpago al oeste madrileño, a la cuenca del Alberche cerca de Aldea del Fresno: estamos a comienzos de octubre y no ha caído una gota, por lo que buena parte de la vegetación presenta un aspecto desolado. Además de estar en la esquina occidental de la región, estamos por debajo de los 500 msnm, por lo que la ubicación es idónea para la entrada de especies "lusitánicas", es decir, de gustos por climas más suaves y húmedos de lo que suele encontrarse por Madrid.

Vista del río desde la presa. Entre las formaciones ribereñas destaca la presencia de alisos y fresnos.

Aunque el otoño no se ha hecho notar, los caducifolios (como las cornicabras) respetan el cambio de color que impone el acortamiento del fotoperiodo.

Uno de los ejemplos de plantas frioleras que encuentra aquí una localización adecuada para su desarrollo: se trata de un grupo de acebuches rupícolas.

Comienzo del envero en las acebuchinas.

Otro acebuche (Olea europea var. sylvestris) disfrutando de las vistas al agua.


Aquí los pinos piñoneros conviven con encinas, enebros, cornicabras y arces, entre otras especies. Y forman buenos bosques.

Labiérnago (Phillyrea angustifolia).

Arbustos creciendo entre las rocas metamórficas de la zona: en la parte superior, un Rhamnus...

...que con este diseño reticulado por el envés inicialmente hubiera pasado por Rhamnus oleoides...

...pero que actualmente se clasifica como Rhamnus lycioides (debido a la presencia de diminutos pelitos en el margen de la hoja). Lo de los Rhamnus es de coña (con perdón).


Detalle de las hojas y porte de Sedum hirsutum.

Una población de otra planta rupícola muy abundante: el clavel Dianthus lusitanicus.

Dianthus lusitanicus

El helecho Cosentinia vellea con muy mal aspecto.
 

Otra especie que crece sobre roquedos inverosímiles: Rumex induratus.

Convolvulus cantabricus

Detalle del fruto de Convolvulus cantabricus.

Aliso en el margen del río.


Scilla autumnalis


Más ejemplos de la presencia de bosques de pinos piñoneros y de ejemplares mezclados con enebros.

Nuestra amiga la nutria también está presente en el Alberche. Y le gustan los cangrejos.

Symphyotrichum (antes Aster) squamatum

Chenopodium ambrosioides en la orilla.

Abajo a la izquierda un ejemplar de Genista hirsuta.
 
Una madreselva friolera: Lonicera implexa.

Y finalizamos con una especie cercana (estamos ahora en la vecina cuenca del Guadarrama, nos hemos movido): los curiosos frutos de la cucurbitácea Cucumis myriocarpus, la sandía espinosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario