lunes, 2 de septiembre de 2019

Resumen Málaga/Cádiz julio 2019

Recopilación de fotografías realizadas a finales de julio en varias localizaciones de Málaga y Cádiz: en algunas de ellas estuvimos el año pasado, pero otras hacía tiempo que no visitábamos, como por ejemplo, el Pinar del Rey.

No es que sea la mejor época del año, pero tenía que pasar por San Roque y tuve el "valor" de acercarme y dar un paseo. Ya se sabe que es un pinar mixto, con alcornoques y un sotobosque variado (según la zona, claro), entre otras formaciones vegetales.

Encontramos algunas acacias (Acacia farnesiana) asilvestradas, lo que contribuye a dar un aspecto un tanto tropical al pinar.


Stauracanthus genistoides


Porte y detalle de la fructificación de Euphorbia terracina.

Adulto de lagartija colirroja, especie que vive a sus anchas en medios arenosos, como el de la fotografía.


Una solanácea procedente de África, los tomatillos del diablo (Solanum linnaeanum o S. hermannii).

También encontramos algún ejemplar en flor.

Semillas en el fruto completamente abierto de Aristolochia baetica.

Quejiguetas (Quercus lusitanica) formando parte del sotobosque: estuve buscando, pero no tenían ningún fruto.

Cistus libanotis, una jara que crece en los suelos arenosos del suroeste ibérico.

Una coscoja de las que crecen a la sombra de los pinos sí presentaba alguna bellota.

Los aladiernos (Rhamnus alaternus) de estas latitudes ya tienen buena parte de sus frutos maduros.

Futos de Thapsia villosa.


El arroyo que crece en el Pinar del Rey, flanqueado por alisos, fresnos, higueras, adelfas y otras especies ribereñas, con bastante agua, sorprendentemente.

Adiantum capillus-veneris

Samolus valerandi

Pistorinia breviflora

Adelfas (Nerium oleander) en flor.

Pensaba que podía ser Hedera maderensis, pero no, es la hiedra Hedera helix, creciendo sobre el tronco de los pinos y el suelo del pinar.

Asparagus aphyllus, una de las esparragueras silvestres que se encuentran por la zona.

Una planta de la campiña gaditana, Convolvulus tricolor.

Flores de Iberis contracta.

El año pasado fotografiamos los frutos de Galega africana en Los Alcornocales, pero nos quedaba mostrar su floración así que hemos vuelto y aquí está la prueba.

La unciana (Dorycnium rectum), una especie que crece junto arroyos y otros cursos de agua,  puede superar el metro y medio de altura.

En la cuenca del Guadiaro se cultiva profusamente el aguacate (Persea indica), una laurácea americana que aquí se encuentra a sus anchas.

Picris echioides

En dicha cuenca conviven cultivos con restos de flora nativa, como este codeso (Adenocarpus telonensis) que habita junto a un rodal de quejigos.


El miraguano (Araujia sericifera), una especie exótica invasora: frutos y flores.


También el año pasado fotografiamos las últimas flores de Echium boissieri, pero no podemos resistirnos a volver a mostrarla ahora, en una numerosa población que crece en una de las carreteras de la Serranía de Ronda (Málaga): es una planta espectacular.

Pasadas las viboreras anteriores, paramos por una zona de rocas calizas a hacer algunas fotos a las especies que comparten hábitat con algarrobos, palmitos, matagallos, coscojas, acebuches, erguenes y quejigos. Solamente varios cardos (y alguna que otra especie despistada) quedan en flor ahora.

Ptilostemon hispanicus, un bonito cardo perenne del sur de España.


Aspecto general e inflorescencia pasada de Carthamus arborescens.

La hedionda (Putoria calabrica), de la familia de las rubiáceas.

Llegamos a la costa de Casares (Málaga) y comenzamos mostrando a Thymelaea lanuginosa por ser una especie relativamente rara, pese a su poco atractivo aspecto veraniego.

Asteriscus maritimus

Eryngium maritimum

Una ornamental curiosa (por ser nativa de otras zonas costeras del país): Limoniastrum monopetalum.

Lotus creticus

Hyparrhenia hirta

Ononis ramossisima

Echium gaditanum

Alhelí marino (Malcolmia littorea).

Desde los matorrales cercanos, un ejemplar de Clematis flammula ha alcanzado la costa. En julio está en plena floración y luce así de bonito.

Últimas flores de Glebionis coronaria.

Pseudorlaya pumila, una umbelífera anual que ya ha terminado su ciclo.


Silene niceensis

Los arroyos que desembocan directamente al mar también bajan con agua, pese al año tan seco que llevamos.

En una zona de terreno removido ha aprovechado para crecer Scorpiurus muricatus.

Lavatera trimestris

Chrithmum maritimum

Bledo (Amaranthus albus).

Una compuesta de arenales litorales un tanto nitrificados, Centaurea sphaerocephala.

Por la costa también encontramos a este pequeño limícola, el chorlitejo chico. Con él acabamos hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario